La alegría de convertirse en padre es incomparable y no hay satisfacción que sea tan grande como verlos crecer felices. Sin embargo, es común que los padres quieran que sus hijos hagan las cosas que ellos no se atrevieron o no pudieron. ¡Recuerda! No existen los mini tu, son tus hijos.

 

Madre e hijo jugando con flores en el campo

Tal vez en más de una ocasión te habrás encontrado con que tu peque no se atreve a hacer algo que a ti te resulta placentero, algo que te encantaba realizar a su edad o simplemente te dice que no quiere hacerlo. Ante este escenario solo hay dos posibles formas de reaccionar: frustrarte o aceptarlo.

La primera es la más sencilla, pero esto quiere decir que no estás aceptando su individualidad. Necesitas dejar que tu peque explore su camino. La segunda opción, aceptarlo, es entender que es otra persona. Sin importar su edad, ya tiene un carácter y está formándose como persona, definiendo cómo será de grande.

Quizá te dejes llevar por la idea de que al ser un niño tiene que hacer lo que le dices. ¿Qué pasaría si de un adulto se tratase? ¿lo tratarías igual?

Creciendo con tu hijo

Entender que tu hijo puede decir “No” es importante para su desarrollo psico-emocional. Les permitirá mantenerse cercanos, ya que tu hijo sabrá que tu cariño y aprobación no dependen de tus deseos, sino de tu amor como persona. Entonces, fomentar la independencia de tu hijo empieza con aceptar que es una persona diferente y para llegar a ser quien quiere ser, es importante que tenga su espacio, que pueda tomar sus decisiones.

familia feliz donde crecen todos

¿Alguna vez te sentiste enojado porque tus padres criticaron/no te dejaron tomar tu propia decisión? ¿Qué sentiste? La paternidad es el momento ideal para reflexionar sobre aquello que tus padres hicieron. Toma acción para cambiar las cosas que sabes pueden llegar a ser frustrantes como hijo.