Meditacion familiarLas emociones no son ajenas a nadie, sin embargo, eso no significa que todos estemos familiarizados al 100 con la forma en que debemos sentirlas. Hay quienes de plano se dejan llevar por ellas y viven para ser una muestra emocional, y hay quienes de plano, no dan señales de tenerlas.

¿Porqué esta manera tan ambivalente de convivir con las emociones?

El conflicto inicia en la educación que recibimos, la cual es casi nula en teoría. Es una educación llena de práctica pero que nunca nadie nos explica qué es lo que va a pasar. Es como si nos llevaran a una fábrica y nos hacen un recorrido por todas las máquinas sin recibir ninguna explicación del proceso, pues a pesar de ver todo lo que pasa, no entendemos qué es lo que acabamos de vivir, pero con el tiempo, aprendemos a asumir como son las cosas, aunque esto puede tener errores. Así es como aprendemos a convivir con nuestras emociones, de una forma meramente vivencial y prácticamente a la deriva.

Niño meditando

¿Cómo puedo aprender a estar en contacto con mis emociones?

El mindfulness o atención plena es una técnica muy eficiente, pues en realidad no exige nada que no hayamos realizado antes, y sin ser expertos, es una técnica que podemos aprender a desarrollar para mejorar nuestra relación con nosotros mismos.

Es una forma de meditación activa, pues como su nombre lo dice, es atención plena, es decir, es un estado en el que debemos poner atención a los detalles y a diferencia de la meditación tradicional, el mindfulness no requiere de concentración ininterrumpida, pues lo importante es prestar atención al cuerpo y lo que sucede mientras estamos en el proceso.

Con la propuesta de mindfulness se inicia un contacto interno que posibilita el conocimiento de uno mismo y así el conocimiento de los demás.

Por su puesto que es una práctica que requiere de mucho ensayo, pero que no nos genera el estrés de no saber como hacerlo porque no hay posibilidad de error, debido a que cada día que se realice se estará aprendiendo a hacerlo mejor.

La meditación sólo es para adultos: falso

Contrariamente a lo que se piensa, el mindfulness es una técnica de meditación que puede ser practicada por los niños a parte de los ⅘ años, pues a esta edad ya están listos para tener una vida interna muy desarrollada.

En diferentes investigaciones, como las realizadas en la Universidad de Cambridge, se ha encontrado que los beneficios de la práctica del mindfulness en los niños son los siguientes:

  • Ayuda a mejorar su aprendizaje, la atención, la creatividad y el rendimiento académico debido a que favorece la concentración y disminuye las distracciones.
  • Regula las emociones, ayudando a encontrar tranquilidad y el equilibrio cuando se sienten enfadados, angustiados, molestos, por lo que la sensación de seguridad se fortalece.Aumenta la introspección, ven con mayor objetividad lo que sucede en su interior, en el exterior, en los demás y en su entorno, por lo que hace que sean personas más sensibles y empáticos.
    Desarrolla la compasión y la amabilidad hacia sí mismos y hacia los demás.
    Mejoran las habilidades prosociales como la paciencia, la empatía, la alegría por el bienestar de los demás o la ecuanimidad, de tal forma que se favorece el sentido de comunidad,generando bienestar individual y social.

Niñas concentradas en clase

Como vimos, practicar mindfulness desde edad temprana genera múltiples beneficios que se ven reflejados en el desarrollo de los niños, de la familia y de la comunidad.

Les compartimos el link de un centro de mindfulness que personalmente recomiendo. http://www.mindfulness.org.mx/