Los niños necesitan guías para aprender a desenvolverse en el mundo, y los padres son las primeras guías que aparecen en su vida, sin embargo, con el paso del tiempo no son los únicos que le muestran a los peques qué es lo importante en la vida.

Los abuelos, tíos y amigos de la familia se vuelven importantes para ayudar a crear lazos especiales en el mundo, para descubrir cosas nuevas, atreverse a dejar ideas raras, equivocas o confusas sobre algunos temas y que los están deteniendo para seguir.

No obstante, en la actualidad, no solo es la familia quien ayuda a este descubrimiento, sino también personas que no conocemos. La tecnología ha hecho que personas desconocidas entren y formen parte de la educación de nuestros peques y se conviertan en guías y modelos para nuestros hijos.

niño jugando con tablet

Con lo anterior no quiero generar pánico, al contrario, sólo quiero hacer evidente algo que todos sabemos. Ya sean los programas de televisión, los videos de Youtube o Netflix, blogs y otros medios en internet, son una puerta para que personajes desconocidos para nosotros entren en la vida de nuestros peques. Es por ello que debemos estar al pendiente sobre la actividad en internet que nuestros peques están llevando a cabo.

Quizá pensemos que el contenido de las caricaturas es inofensivo, que son sólo dibujos animados y que no pueden causar daño en la mente del peque. Debemos prestar atención, porque las caricaturas transmiten valores, que quizá no sean compatibles con aquellos que queremos inculcar en casa. En otras ocasiones, será necesario brindar información complementaria y/o verdadera para aclarar algún asunto tratado en algún programa que vio en la televisión.

Esto último me ha pasado en varias ocasiones. Pasados unos días de que mi peque vió algún programa, mi hijo me comenta sobre cómo es que los animales vuelven a la vida después de morir. Aquí fue necesaria una intervención para aclarar que los dibujos son fantasía y cuál es la diferencia con la vida real.

Por otro lado, no podemos descartar que la tecnología también tiene sus beneficios. En el caso de mi peque, ver sus caricaturas le ayudó a mejorar su pronunciación y a aumentar su vocabulario, pues cada cierto tiempo repetía las frases de sus personajes.

Tomando lo anterior en cuenta, la recomendación es siempre que sea posible, estar al pendiente del contenido al que acceden nuestros peques, si es posible mirar las caricaturas con ellos para saber qué valores les enseñan, cómo los expresan y si es lo que queremos que aprendan.

¿Qué programas les gustan que sus peques vean?