Creo que no es un misterio para nadie la noción básica de la teoría de la relatividad: el tiempo no es constante, a veces pasa rápido a veces pasa lento.

En la entrada del día de hoy no voya explicar más sobre la teoría de la relatividad. De lo que quiero escribir es sobre cómo enseñar a los peques a regular sus actividades de acuerdo al tiempo.

Cómo adultos estamos muy conscientes que el tiempo es un recurso muy importante, que debemos administrar lo mejor posible para aprovecharlo de forma correcta y productiva. Sin embargo, en la mente de los niños, esta consciencia no existe, aún no se forma, por lo que es importante estar constantemente recordándoles horarios y tiempos para hacer las actividades.

reloj de arena minion

Y no es que los niños sean muy despistados o sean irresponsables, sino que su cerebro se encuentra aún en desarrollo, por lo que la corteza prefrontal, aquella parte encargada de la planeación de actividades, comportamientos y acciones, así como unir el pasado, el presente y el futuro en una línea de tiempo imaginaria, aún no se encuentra a su máximo potencial, haciendo que los peques pierdan fácilmente la noción del tiempo. Como parte de esta fase de desarrollo, el cerebro de un peque tiene bajos niveles de mielina, sustancia que se encuentra en los extremos de las neuronas y encargada de acelerar la transmisión de impulsos nerviosos, ayudando a mejorar la velocidad con que se reciben los estímulos, disminuyendo el tiempo en el que son procesados y se envían las acciones correspondientes.

Enseñando a percibir el tiempo

Quizá parezca una tarea titánica, pero en realidad no lo es, porque es una tarea que se hace poco a poco, pues el desarrollo del cerebro no se puede acelerar, sólo se puede entrenar a responder mejor a los estímulos, acelerando el tiempo de respuesta y reacción de futuros eventos en cuanto el desarrollo se encuentre en etapas avanzadas.

Con la aclaración anterior, enseñar a los niños a percibir el tiempo es una actividad que debemos hacer todos los días, para fomentar su consolidación.

¿Cómo lo haremos? Usando la alarma de un reloj o un teléfono. No necesitas más instrumentos, pues lo adecuado es realizar cualquier actividad, simplemente utilizando una alarma para indicar el inicio y/o el final de la actividad.

niña jugando con collar de perlas

Una de las variaciones que se pueden utilizar es establecer metas en un periodo de tiempo, es decir, pedir al niño que guarde todos los juguetes que pueda en 5 minutos para después ir a ver la tele. Transcurridas unas semanas, se le pedirá que recoja todos los juguetes usados en 5 minutos, en caso de no hacerlo no verá la tele. Después de otro par de semanas, se le reducirá el tiempo a 4 minutos.

De esta forma, el niño entenderá de manera implícita que el tiempo pasa mientras está realizando alguna actividad, y aunque al principio no lo perciba, el tiempo no se detiene.

¿Qué juegos creen que pueden ser de utilidad para enseñar la percepción del tiempo?