El día de hoy vivimos en un mundo de constante cambio, donde las reglas que aprendimos ya no son las vigentes por lo que resulta necesario enseñar las mejores habilidades a nuestros peques para prepararlos para lo que les venga.

Si le preguntas a varios empresarios, quizá estén de acuerdo que las cualidades de un emprendedor son la perseverancia, la tenacidad, el liderazgo, la introspección, el espíritu de equipo y el sentido de los valores.

niño con los brazos arriba en señal de ser fuerte

Partiendo de lo anterior, el día de hoy vamos a abordar el tema del emprendimiento y cómo puedes ayudar a tus hijos a encontrar su “elemento” emprendedor.

8 tips para inculcar la cultura del emprendimiento

  • Buscando un problema: alienta a los niños a recorrer la casa en búsqueda de cosas que necesiten de una “manita” o una reparación. De esta forma se les motiva a encontrar soluciones, desarrollando su capacidad para encontrar y resolver problemas.
  • Esto es puro cuento: entrega 4 objetos al azar a los niños y pídeles que inventen una historia con ellos. Esta es una forma divertida de desarrollar la creatividad.
  • Inspira con ejemplos: ya sea con una película, un libro o una biografía de wikipedia, revisa las historias de éxito de otras personas. Analiza cuáles fueron sus retos, sus debilidades y sus acciones para salir ante la adversidad.
  • Que vuele la imaginación: ¿Qué pasaría si no hay límites para crear? Dejar que los niños tomen iniciativas y no frenen su creatividad es dejar que una idea lleve a otra y permitir que de esta forma surgan nuevos proyectos.
  • Vista de águila: siempre será importante ver a los obstáculos y los errores como oportunidades para superar el miedo al fracaso y ensayos para el éxito, recuerda que debes ver más allá de lo que está frente a ti. Después de un error, las siguientes preguntas ayudarán al próximo ensayo: “¿Qué aprendiste del error?, ¿Qué harás diferente la próxima ocasión?”
  • Encuentra tu Elemento:  de acuerdo con Ken Robinson, el Elemento se define como “el punto de encuentro entre nuestros talentos y pasiones.” Cuando haces algo que te gusta, se siente verdaderamente nosotros mismos, el tiempo pasa más rápido, nos sentimos más vivos, esa es nuestra motivación. Ken Robinson habla del elemento en singular, pero este concepto puede cubrir varias actividades. Cada uno puede encontrar su elemento, personal y único. Ninguna persona en la tierra está desprovisto de talento o pasión.
  • Dar pequeños pasos: quizá para los niños sea difícil entender que en ocasiones las cosas se tienen que hacer de poco en poco, porque tienen prisa de llegar al destino, sin embargo, muchos de sus proyectos necesitarán habilidades previas para poder alcanzarse. El rol de padre es ayudarles a identificar cuales son los pasos previos y realizar una “agenda” para lograrlos. De esta forma, alcanzando pequeñas metas, se aproximará poco a poco a la meta final.
  • Actitud positiva todo el tiempo: nunca debemos olvidar que la actitud es lo más importante, por tal motivo utiliza frases como: “Lo que desees está a tu alcance”, “Creo en ti”, “Tengo fe en ti” “Probablemente tomará tiempo y esfuerzo, pero con paciencia puedes hacerlo”, “Eres único y puedes crear tu propio destino”, “no dejes que te digan que hay cosas imposibles”.

niño con un mapa preparándose para explorar el mundo

¿Cómo enseñas a tus peques a ser emprendedores?