¿Cansado de decir NO? ¿Parece que tu peque siempre está buscando algo que no debe de hacer? ¿Tu respuesta automatizada a cualquier cosa que dice es NO? Dale la vuelta y empieza de nuevo, ese famoso “NO” ya no sirve más porque se ha vuelto una palabra sin sentido.

mamá diciendo no a niño con playera azul

Si algo he aprendido de la vida es que entre más te lo niegan, más lo quieres. Así mismo pasa con los niños, si tu les dices que no a algo, dalo por hecho, van a querer hacerlo. Por eso, hoy te voy a compartir 5 estrategias que he utilizado efectivamente para evitar decir no a mi peque de 3 años.

¿Cómo evitar decir “NO”?

En mi experiencia como padre he tendido que aprender a decir lo mismo pero en diferentes formas para asegurar que le llegue el mensaje, pues a veces por su corta edad no me entiende y en otras, finge no entender. A continuación mencionaré 5 formas para evitar decir “NO”.

1.- Distracción: La primera es la más usada. Típico que vas en el súper y pide un dulce, unas frituras, o cualquier cosa de comida chatarra que no quieres que coma, ¡fácil! distrae su atención cambiando el tema, puede ser preguntando cómo le fue en la escuela, preguntando el nombre del héroe de la última película, etc.

2.- Ofrecer alternativas: Vas a un centro comercial a buscar algo en particular y paseando te pide un juguete (que no tienes en mente comprar), en esta situación tienes dos opciones, o preguntas “¿Quieres ir por un helado?” o preguntas sobre el último juguete que le compraste, para que reflexione si lo necesita de verdad. Lo importante de ofrecer opciones es que tu peque pueda valorar lo que esta diciendo y se de cuenta que tiene más de donde elegir, claro, esas “opciones” fueron filtradas por ti.

3.- Anticipación: Si ya sabes que algo va a suceder porque siempre pasa, entonces anticípate a la situación. Quizá no puedas evitar que salte sobre los charcos, pero si puedes ponerle sus botas impermeables; seguramente pedirá alguna golosina en el parque, lleva contigo fruta y una botella de agua; los niños son muy rutinarios, por lo que es fácil predecir que es lo que pedirán.

4.- Negociación: habrá ocasiones en que no podrás escaparte de esa situación complicada, pero aprender a resistir decir “NO” es el objetivo de este post. Recuerda que como padres somos el ejemplo de cómo se van a enfrentar los niños al mundo, por lo que es importante aprender a negociar para que todas las partes estén satisfechas. Quizá lo que el niño quiera no es malo, pero si es un mal momento, entonces puedes pregunta “¿porque no vamos mañana que no llevamos prisa?” o “Si comes sólo tu plato fuerte, podrás comer todo el postre que quieras”.

5.- Relájate: Este es el último punto porque quiero dejarlo como reflexión. ¿Cuantas veces al día le dices “NO”  a tu peque? ¿En verdad se lo merece? Habrá muchas ocasiones en que le dices “NO” sólo por decirlo y lo que te están pidiendo o lo que quiere hacer no es malo, ni afecta en nada que lo haga, por lo que es innecesario limitarlo, por eso es mejor aprender a negociar y ofrecer alternativas, pero ¿que pasa si lo dejas hacer aquello que tu no quieres? ¿le va a hacer daño? ¿te va a hacer daño?

niña haciendo berrinche / rabieta en la escuela

 

Espero que al terminar de leer este artículo tengas nuevas ideas para evitar decir “NO” o por lo menos, que decirla con menos frecuencia.