¿Por qué suceden los berrinches?Entre los 2 y 3 años de edad, los niños entran en la etapa de desarrollo donde buscan su independencia pero se enfrentan a su falta de habilidad para hacer las cosas y a las reglas impuestas por los padres, por lo que la frustración aparece con mucha frecuencia. La aparición de los berrinches es muy común durante esta edad y se pueden prolongar durante tiempo indefinido, lo único que cambia es la forma en que se presentan, pero con seguridad podemos afirmar, que sin importar la edad, forma o intensidad con que se presenten, nunca son agradables y en ocasiones son verdaderos mecanismos de tortura.

Es importante entender que durante estos momentos de “no control” el niño esta fuera de sí, por lo que intentar razonar con ellos, es realmente imposible, pues el berrinche surge por incapacidad por controlar las emociones, es decir, un desborde de emociones negativas (enojo, frustración, tristeza, insatisfacción, estrés, etc.) y a consecuencia de una falta de madurez emocional, el cerebro entra en un estado en el que la corteza pre frontal (encargada de tomar decisiones) no esta disponible para trabajar como debería. Por tal motivo, es importante tener un plan de acción como padres para disminuir los efectos negativos que los berrinches traen consigo, pues entre más efectivo sea para el niño, más se seguirán presentando en el futuro.

Niño con sueter azul llorando por berrinche en un parqueLo mejor para sobrevivir el berrinche es evitarlo. Todos los niños son más susceptibles a hacerlos cuando se encuentran cansados, con hambre o están estimulados en exceso, por lo que es adecuado evitar algunas circunstancias que favorezcan la aparición de estos. Por ejemplo, ir al súper a realizar las compras de la semana cuando el niño está cansado o no ha comido es mala idea, pues seguramente deseará comer alguna golosina y recibirá un “no” por respuesta o preferirá ir a dormir en vez de recorrer los pasillos de la tienda.

¿Qué hacer ante un berrinche?

mamá con blusa naranja regañando a niña con vestido azul por hacer berrincheAntes que otra cosa suceda, hay que recordar que los adultos somos los que debemos mostrar madurez y controlar nuestras emociones, pues suficiente hay con que el niño pierda el control.

Lo que debemos hacer es generar las condiciones para que el niño pueda recobrar la tranquilidad y logre expresar adecuadamente sus sentimientos. Para ello, nuestras recomendaciones son las siguientes:

1.- Genera una distracción: Gracias a que los niños son de atención muy corta, distraerlos puede resultar muy sencillo con un juguete o golosina, lo importante es cambiar su atención a otra cosa, para hacer que se olviden del motivo de berrinche.

2.- Abrázalo: Si distraerlo no fue una buena opción, entonces es momento de ser físicos. Abrir los brazos y tomarlo con seguridad aunque él/ella no quiera, es una acción reconfortante, pues el ser humano reacciona ante muestras físicas de cariño. No hay lugar que demuestre más seguridad y tranquilidad que los brazos de mamá o papá y en un momento de descontrol es el mejor lugar para estar.

3.- Reconocer las emociones: Los padres somos quienes enseñaremos a los niños a reconocer las emociones que se sienten, por lo que es necesario ayudarlos a reconocer cuales son las que están sintiendo y la única forma de hacerlo es nombrándolas. Identificar cual es el motivo del berrinche es lo primero que se tiene que hacer para poder comprender porque esta comportándose de esa forma. Así se podrá ayudar a reconocer la emoción que vive en ese momento, pues un enojo es diferente a una tristeza. Hay que tener en mente que validar los sentimientos del niño es bueno para su autoestima y validar significa aceptar.

4.- Mantenerse firmes: Validar emociones no significa ceder. Si el origen del berrinche fue por que se dijo que no a una cosa, es importante mantenerse firmes y no ceder ante el berrinche. Los padres deben mantener una imagen de autoridad, por más comprensivos y cariñosos que sean, pues son quienes imponen los primeros límites del niño y es necesario aprender a respetarlos.

5.- Ofrecer una explicación: Una vez que ha recobrado el control es momento para explicar lo que esta sucediendo. No importa si tiene 2 años o 10, los niños son capaces de entender razones, por lo que es adecuado ofrecerlas en vez de imponer sin razón. Si el niño siempre recibe explicaciones aprenderá que los argumentos y el diálogo son las herramientas adecuadas para obtener lo que quiere.

¿Cómo lidian con los berrinches de sus hijos? No olviden escribir sus estrategias en los comentarios.