La crianza de los hijos es sin dudar, una de las tareas más difíciles que hay en la vida, pues no existe un manual que nos permita tener una idea clara sobre lo bien que estamos haciendo las cosas o lo mal que vamos. Por eso en esta entrada vamos a hablar sobre los 5 errores comunes de los padres.

Sin embargo, hay errores comunes que cometemos y debemos tomar conciencia de ellas para evitar hacerlas, por lo menos, al principio bajar la frecuencia hasta dejar de hacerlas por completo.

 

mamá cargando a hija

A continuación hablaremos sobre 5 cosas que hacemos como padres y que está mal seguir haciéndolas:

  • Violencia verbal: la primera es la más lógica y evidente. Quizá es el error más frecuente debido a que con facilidad podemos dejarnos llevar por el momento y decir algo muy rudo sin detenerse a pensarlo. No es necesario decir groserías para que sea algo muy hiriente. Quizá tu peque cometió un gran error, pero no es motivo para estar repitiendo una y otra vez lo torpe que es, lo desconsiderado o lo egoísta que se portó. Con un discurso breve y directo, los peques son capaces de entender nuestro punto, además de que la violencia no es necesaria, no ayuda a corregir su comportamiento.
  • Los niños no son adultos: cometer errores es quizá la definición de la niñez y es tan importante en esta etapa de la vida que no podemos dejarla de lado. Tampoco debemos olvidar que como adultos seguimos cometiendo errores. La próxima vez que te saque de quicio tu peque por cometer algún error, piensa ¿en verdad lo hizo mal o solo no lo hizo como tu querías?
  • Responder en vez de reaccionar: Si algo he aprendido con mi hijos es que a veces es necesario quedarse callado. Tomar ese tiempo para pensar que voy a responder puede ser la diferencia entre arreglar lo que hizo o empezar una discusión que termine con él llorando. Si, a veces es difícil, pero es necesario. Aprender a dejar de reaccionar de inmediato es un hábito muy saludable, pues será de utilidad incluso en situaciones ajenas a la crianza.
  • Igualdad de derechos: pareciera que todo este tema de igualdad es algo que ya tenemos entendido, que niños y niñas deben gozar de los mismos derechos, sin embargo, no debemos olvidar que la mayoría de nosotros, fuimos criados por padres que no tenían la noción de la igualdad como ahora la entendemos. No es su culpa, así era la crianza en esa época. Sin embargo, es común que los roles con que nos educaron salgan a la luz, por lo que debemos poner atención a lo que hacemos: las actividades no tienen género, así como los juguetes, por lo que si tu niño quiere jugar con muñecas está bien.
  • Enseñar sobre emociones: quizá el tema más complejo en la crianza es hablar sobre emociones pues no es un tema en el que estemos educados. Me he encontrado en más de una ocasión con adultos que están incapacitados para identificar sus emociones, y ¿cómo hacerlo si nadie nos enseñó? hablar abiertamente sobre lo que sentimos es el primer paso para una educación emocional. En otras ocasiones, prestar palabras para que los peques aprendan a identificar lo que sienten será de utilidad. Este es un tema que abordaremos en la siguiente publicación porque es un tema que merece un post completo.

conviviendo una tarde en familia

 

Con estos 5 puntos que hemos abordado, esperamos que se inicie una reflexión sobre cómo nos comportamos todos los días y así se mejore la relación entre los padres y los hijos. Nos agradaría conocer sus opiniones y los errores que se han dado cuenta que cometen (o cometían) con frecuencia.